Marta y Raúl – Nuestros novios Converse

Marta y Raúl – Nuestros novios Converse

Marta desde pequeña soñaba con una boda de princesa, imaginó siempre su boda en un palacio y quiso que su cuento de hadas se hiciera realidad.

Marta y Raúl eligieron para casarse el Palacio de los Duques de Pastrana en el centro de Madrid y desde luego no pudieron elegir mejor, reunía todas las condiciones con las que Marta siempre había soñado para el día que se casara.

Nos pidieron ayuda para dar forma a sus ideas y disfrutamos a tope con ellos.

Marta, una enamorada de la Paniculata, la eligió como flor base de la decoración junto con Margaritas blancas. Se vistieron de Paniculata las barandillas de la escalera que conducían al jardín, la mesa de ceremonias, los jarrones del interior del palacete. Tanto la ceremonia como el cóctel y la cena se celebraron al aire libre en los jardines del palacio. El baile por motivos de sonido se celebró en el interior.

En una parte del bonito jardín montamos una mesa de aguas para recibir a los invitados, cosa que agradecieron porque hacía un calor insoportable. En otro lugar del jardín montamos una estación de cervezas de importación con balas de paja al gusto del novio.

Fueron originales eligiendo a modo de libro de firmas, un árbol, que le llamamos el árbol de los deseos y en el que todos los invitados fueron escribiendo en etiquetas de colores los deseos para los novios.

De los balcones del palacio colgamos letras gigantes con las iniciales de los novios forradas con hojas de color verde y unas margaritas gigantes clavadas en el césped hicieron las veces de seating plan.

Pusieron como requisito a los invitados masculinos acudir con zapatillas tipo Converse, requisito que llevó a cabo hasta el novio y el padrino.
A la hora prevista apareció la novia vestida como una princesa del brazo de su padre. Especialmente llamó la atención el velo de la novia confeccionado en plumeti y el precioso tocado a modo de corona que llevaba sujetando el velo. La niñas que llevaban las arras, para comérselas, con bambas blancas y vestidas de Teresa y Leticia en blanco y verde agua.

Una ceremonia muy emotiva que dio paso al cóctel y a la cena. Al finalizar la cena, la novia se cambió de vestido para abrir el baile.
Una boda llena de detalles y unos novios 10, bailones y divertidos. La familia AlehopEventos sigue creciendo y ya formáis parte de ella.
Nos ha encantado trabajar con vosotros ¡Enhorabuena chicos! ¡Sois geniales!

¡Besos!

By Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.